2 de marzo de 2020

IPAs. Tendencias que nos devuelven a los orígenes.

El origen de las Indian Pale Ale se remonta al s. XVIII, cuando los británicos exportaban sus cervezas a India.
Para que se preservasen durante el trayecto, necesitaron aportales un mayor grado
alcohólico y lupulaciones más altas, otorgando así su característico amargor.

Una IPA monovarietal.

A veces, la complejidad de las cosas, no deja apreciar los matices y características. Por eso, Cervezas Alhambra ha desarrollado una IPA con un lúpulo único, CITRA.

De esta forma, se puede apreciar la verdadera esencia de este ingrediente, del que destaca su perfil fresco, con sabores y aromas intensos a cítricos y frutas tropicales. Esto, junto con su contenido de 6,5° de alcohol, ofrece una propuesta redonda y fácil de beber.

Inspirada por la 1925 y no en la 1925.

La nueva Alhambra Reserva Esencia Citra IPA entra a formar parte del pilar de las Especialidades, junto con Alhambra Reserva 1925 y Alhambra Reserva Roja, con una propuesta premium de líquido y sabor.

Es una cerveza fácil de beber, ideal para que cualquier perfil se introduzca en el mundo de las IPAs. Elegante y no pretenciosa, creada para aquellos que buscan la esencia a través de experiencias intensas.

Nota de cata

Alhambra Reserva Esencia Citra IPA presenta un color ámbar con espuma cremosa y consistente.

Gracias al lúpulo Citra, destaca su perfil aromático y fresco, apreciable en intensidad y diverso en matices, predominando las notas de aceites esenciales, resinosas y frutales (cítricos y frutas tropicales).

En boca es de moderada intensidad amarga, leve persistencia y con una sensación de cuerpo ligera.

Maridaje

Los aromas de lúpulo ayudan a complementar los sabores especiados en platos orientales con curry o cilantro, también platos de cocina italiana donde podamos encontrar toques herbales y especiados. Carnes blancas a la plancha, carnes guisadas aromatizadas, queso de cabra o salmón ahumado.

El amargor permite maridar con platos de pasta con salsa cremosas a base de nata y queso. Además suaviza los toques cremosos y los caramelizados de la malta. La carbonatación y el alcohol tienen un efecto de corte sobre grasas y los picantes.